barroco_exhuberante

Visión Barroca en Guggenheim Bilbao

Visitar un Museo fuera del horario abierto al público siempre ha sido uno de mis sueños. Una fantasía hecha realidad en dos ocasiones gracias a mi buena amiga, Erika Barahona Ede.  Ella no quiere ser protagonista, pero ineludiblemente forma parte de las páginas de este diario. Esta vida cultural no sería la misma sin su sonrisa, esas inconfundibles gafas azules, y el flequillo, ligeramente púrpura, que acompaña a un gracioso moño que a nadie sienta como a ella. Lo siento Érika, tener una buena amiga periodista tiene esta contrapartida, aunque sé que tú aceptas estas licencias amorosas con agrado. Mi siguiente ilusión, visitar El Prado a deshora, a poder ser por la noche. No tengo palabras, si digo bien alto lo feliz que me haría esa experiencia.

Simon-VouetSimon Vouet  (1590-1649 ) El rapto de Europa, ca. 1640. Museo Thyssen-Bornemiza Madrid  

  Bien, vuelvo a nuestro querido Museo de arte contemporáneo, el Guggenheim Bilbao. Acudí a la rueda de prensa de la nueva exposición, Barroco exuberante: De Cattelan a Zurbaran-Manifiestos de la precariedad vital. Escuché a su comisaria y salí corriendo. Un compromiso familiar me impidió ver la muestra junto al grupo de periodistas, así que Érika me paseó y enseñó las salas un par de días después. Os entremezclaré, como acostumbro, renglones de la breve, aunque cercana y agradable explicación de Bice Curiger, durante la rueda de prensa, junto a la visita que realicé con Érika.

Minter_MELTDOWNMarilyn Minter (1948) Derritiéndose (Meltdown). 2011. Esmalte sobre dos placas de metal. Colección particular. Cortesía de la artista y de Salon 94. Nueva York

  Bice Curiger, comisaria de la Exposición pretende aportar una visión renovada a la historia del arte, explicaba Juan Ignacio Vidarte, que tomó la palabra en primer lugar, para presentar a la curator. Contraponer obras significativas de grandes artistas del S.XVII con artistas contemporáneos, buscar conexiones entre ambos, es la clave de la muestra, el concepto de la misma. Una manera renovada, fresca para entender el Barroco, concluyó el director del Museo. “Estoy feliz de encontrarme en este amplio espacio, 2.400 metros cuadrados, de interrelacionarme con el extravagante Museo de Bilbao. Un Museo dinámico, con diferentes atmósferas, y espacios con una narrativa singular”, explicaba Curiger con ilusión. El concepto de Barroco exuberante, lema de la muestra, tiene que ver con la energía de la experiencia contemporánea diaria. Momentos existenciales, quehaceres diarios y fetichismo que están en el centro de este estilo creativo. El subtítulo es “De Cattelan a Zurbaran” y no de Zurbaran a Cattelan, porque quise contemplar una nueva mirada que comienza en la actualidad y se dirige hacia el pasado. “No me fijé tanto en lo superficial, como en la energía interior”. Pintó la pared de distintos colores, con tonos frescos como el amarillo, o tapizó la pared con materiales naturales, como el yute, para realizar una aproximación diferente, delimitar los distintos espacios expositivos de una manera peculiar. “Renovar la mirada del espectador”, explicaba Bice durante la presentación. No es un festival de obras maestras, ni pretende proclamar la existencia de una corriente estilística neobarroca, sino que su objetivo es acercar un arte, del que nos separan varios siglos, al terreno común de las vivencias. Lo rústico, la grosería, la religiosidad más devota, la sensualidad, lo grotesco, lo cómico y la virilidad, conviven en la tercera planta del Museo.

Warren Rebecca Warren (1965) Ceramista (The Potter). 2010. Arcilla reforzada sobre base de DM pintado. Cortesía de la artista y de Maureen Paley, Londres

  El primer plano de un camello azul de perfil, (Carnival), de Glenn Brown, una bailarina animada de Nathalie Djurberg, ”IFoundMySelfAlone”, baila sobre tartas multicolores mientras espera un trágico final. Escenas barrocas procedentes de un pasado lejano y contemporáneas, que se entrelazan con naturalidad. Esculturas clásicas del Louvre que comparten soledad con dos actrices desnudas (Paraíso XVII). Charlotte Rampling y Raquel Zimmermann; inmortalizadas por Juergen Teller como visitantes nocturnas que pasean entre hercúleas figuras de piedra. Niños cubiertos de un baño metalizado, en un forzado primer plano.   Nathalie-Djurberg

Nathalie Djurberg (1978) & Hans Berg (1978) Me encontré sola (2008) Animación de figuras de plastilina. DVD. Cortesía de los artistas: Gió Marconi, Milán; Zach Feuer, Nueva York

Un pie flotando en el vació, “la felicidad en el  bolsillo”, de Glenn Brown, que se asemeja al planeta tierra. La felicidad está en nuestras manos, o más bien en nuestros pies pisando con fuerza nuestro preciado y maltrecho planeta.   Glenn-Brown

Glenn Brown (1966) La felicidad en el bolsillo. 2012. Colección del artista

“San Sebastián curado por las santas mujeres”, de José Ribera. Una oscura obra, del XVII, en la que los cuerpos inmaculados de los protagonistas se cubren con tejidos purpúreos y azulados. Graciosas doncellas semidesnudas, custodiadas por un ángel de la guarda, que se apoya en una singular vaca de grandes ojos, ataviada con una corona de flores, en “El rapto de Europa”, de Simon Vouet. Pasado y presente conviven y se retroalimentan.

jose_de_riberaJOSÉ DE RIBERA(1591-1652) San Sebastián curado por las santas mujeres, ca.1621. Museo de Bellas Artes de Bilbao

  Más de cien obras procedentes de la Kunsthaus  Zürich y de los principales museos de arte antiguo de Europa, incluido el Bellas Artes de Bilbao, el Museo del Prado, el Kunsthistorisches Museum de Viena o el Städel Museum de Frankfurt, junto a una destacada serie de obras procedentes de colecciones privadas.   Vivimos una etapa en la que lo visual tiene una importancia determinante. Todo entra por los ojos y la saturación de imágenes lleva al bloqueo, a desconectar y no apreciar secuencias vitales que en el siglo XVII seguro que eran devoradas sin pudor. “En estos tiempos de grandes revoluciones visuales y comunicativas, resulta tentador y oportuno revisitar una época que celebró el sentido de la vista”, concluye Bice.

Teller_ParadisXII Juergen Teller (1964) Paradis XII. 2009. Copia en color. Edición 2/5. Cortesía del artista y de la Lehmann Maupin Gallery

Escrito por BClick

2 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Resolver : *
26 × 1 =


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies